El equipo de marketing de Kia pensó en un spot para su auto “Kia Picanto”, en donde lo primordial era atraer la atención de su target principal, las mujeres; por esto realizaron un Stop-Motion basado en la técnica “Nail Art”,  para lograr su objetivo tuvieron que utilizar alrededor de 1200 esmaltes, 900 uñas acrílicas, pinceles ultra delgados y 2 horas para la creación de cada uña, lo que representó un trabajo de 25 días y noches. Al  final el resultado es animación llena de color.