El norteamericano Sean Thompson se inspiró en la historia del piloto de carreras Bernd Rosemeyer quién murió en una competencia mientras trataba de conseguir el récord de velocidad en pista. Este cortometraje fue realizado con animación 3D y estética 2D.

Enlaces relacionados