Este cortometraje dirigido por Bruno Mangyoku y Tom Haugomat, es una animación tradicional que hace uso de fondos en fotografía y video. Una mezcla interesante bien trabajada, que logra sentar toda la atención en el personaje principal, la narrativa y su historia.

Créditos
Realización: Bruno Mangyoku y Tom Haugomat