Increíble colaboración entre Shinichi Maruyama y Tetsushi Wakasugi, quienes utilizando cámaras de alta velocidad, logran capturar las formas que toma el agua en un breve instante en el tiempo.

El trabajo de Maruyama revela cómo la belleza puede ocurrir en un abrir y cerrar de ojos.

Enlaces Relacionados