Una princesa quiere ser rescatada por su príncipe azul como en todo cuento de hadas, pero esta vez no utilizará su larga cabellera para arrojarla por la pequeña ventana en lo alto de la torre y tampoco enviará su mensaje de auxilio en una paloma mensajera o en su defecto en una botella.

Este spot fue producido por Diaviva de Milán, dirigido por Raúl García y realizado en Secret Plan Studios para Rotoloni Regina.

Enlaces relacionados